9989926-1326199803-468985

Carmen: el arquetipo de la seductora en España y los Estados Unidos

En la película Carmen, hay un gran número de estereotipos, especialmente sobre las mujeres.  Sin embargo, el estereotipo que me pareció ser más frecuente (y posible más problemático también) fue el de “la seductora.” Durante toda la película, Carmen es demonizado por está siendo una seductora y por influyendo los hombres típicamente muy honrados para ir por mal cambio. En verdad, en numerosas ocasiones durante la película Carmen es referida como nombres y títulos muy malas como una “siervo de Satanás,” “hija del diablo,” “una bruja” y, finalmente, “una mujer seductora.”

A pesar de estas características de Carmen, cuando una persona examina sus acciones imparcialmente, queda claro que solo raras ocasiones ella actualmente actúa diferente a sus homólogos masculinos. Por ejemplo, en la primera escena de la película, cuando Carmen entra en el patio y es saludada con las gritas muy pomposo y ofensivo de los soldados de guardia. Todos de estés soldados coquetean con Carmen sin vergüenza y hacen comentarios sobre su apariencia física y su sexualidad. Sin embargo, cuando Carmen comienza a flirtear con José, ella es inmediatamente marcado como una seductora y una tentadora

Igualmente, Carmen es reprobada por el narrador masculino por utilizando los sentimientos lujuriosos de José a su ventaja cuando ella está tratando a escapar de la cárcel.  En comparación, cuando José es agarrado visitando Carmen en el burdel por su oficial superior, él ni siquiera trata de escaparse. En cambio, el apuñala el soldado y le mata sin un pensamiento. Todavía, José no es demonizado pero victimizado; en vez de ver su violencia y tendencias asesinas como problemático, la audiencia está influido para verlo como un personaje simpático que ha sido descarriado. De alguna manera, Carmen – la mujer – es vista como culpable por las acciones de José en vez de José su mismo.

Otro ejemplo del arquetipo de la seductora entra en jugar circa del final de la película, cuando Carmen desarrolla sentimientos por el apasionado matador después de su incesante búsqueda de ella. Primero, es muy importante para notar las similitudes obvias entre Carmen y el matador para entender la hipocresía de la situación totalmente. Como Carmen, el Matador es muy bullicioso y coqueto y frecuentemente vestido en rojo. También, el matador es bastante desdeñoso del facto que Carmen tiene las afecciones de otro hombre. Su falta de preocupación refleja la irreverencia de Carmen sobre normas y convenciones sociales – sobre todo, el compromiso de José de servicio a los militares. En cierto modo, se podría decir que Carmen su mismo fue tentado por el matador en la misma manera que ella primero tentó José. Sin embargo, a diferencia de José y el matador, Carmen creída responsable por sus acciones y no le dan ninguna compasión o simpatía por el narrador o la audiencia.

Otra gran ironía del caso entre Carmen y el matador y, más específico, de la opinión de José sobre el caso entre los dos es que Carmen nunca le prometió que eran en una relación exclusiva (o incluso que estaban en una relación en absoluto). En verdad, Carmen fue muy claro sobre el facto que ella no quería una relación muy seria – con matrimonio o hijos – con él. Carmen nunca le prometió José nada y ella hizo sus opiniones sobre las ideas de matrimonio de José muy claro cuando ella se burló de su propuesta de matrimonio y le dijo directamente en diversas ocasiones diferentes que no estaba allí para el amor. En este aspecto, Carmen es posible un poco más honesto que es estrictamente necesario, sin embargo, ella todavía se considera una mentirosa.

Esta falaz caracterización de Carmen es aumentada por sus características físicas. En el primer parte de la película, el narrador dice que la mujer moreno ideal tiene tres características negras, tres características blancas, y tres características rosas, así establecimiento una estándar de la belleza femenina que es casi completamente inalcanzable. Sin embargo, Carmen es representado en la película como la mujer perfecta – parece a tener cada una de las características puestas en una lista. En verdad, ella está hecha para superar todos los estándares de belleza con sus Pechos grandes y curvilínea físico que los soldados mencionan muchos tiempos durante la película. Además, la ropa que Carmen es retratada en acentúa estés características.

También, en una escena particular, Carmen baila a la Flamenco en frente de muchos soldados, y se hace claro que la mayoría de los soldados (si no todos) encuentran su fascinación y que los lujuria después de ella. Las características físicas y los trajes sexuales de Carmen llaman un otro estereotipo en cuestión. Uno podría asumir que por bailando el flamenco, vistiendo ropa escandalosa, y coqueteando con un soldado esporádico, Carmen es, en facto, una seductora. Sin embargo, también es posible para discutir que en este momento Carmen solo fue una Cigarrillo chica tratando a ganarse una vida y bailando con sus amigas.

Como se podría esperar, el estereotipo de la seductora no es único a la película Carmen o a la cultura española tampoco. Al contrario, el estereotipo es profundamente arraigada en casi todos culturas en el mundo – incluyendo en Los Estados Unidos. Mucha gente cree que este estereotipo es basado en la historia de la creación de Adán y Eva en el Jardín de Edén y el primer pecado. Considerando esto, no es sorprendente que este estereotipo es más frecuente en el oeste parte del mundo y especialmente en Los Estados Unidos y Europa (considerando como popular el cristianismo es en este parte del mundo).

En la historia de Adán y Eva, Eva es la primera tentada por el diablo para comer de la fruta prohibida por Dios en el Jardín de Edén. Demostrando poca moderación, Eva consiente a comer la fruta e va para ofrecer alguien de la fruta a su contraparte masculina. Como Eva, Adán no demuestra mucho control de su mismo, y rápidamente acepta la fruta por Eva y come también. Sin embargo, cuando traído ante Dios, Adán es muy rápido para culpar Eva y denunciar ella como una seductora que engañó el para comer la fruta, cuando en realidad los dos son igualmente culpable y la persona que es actualmente responsable es el diablo.

Puede ver el mismo estereotipo refleja en la literatura y la industria cinematográfica en Los Estados Unidos hoy y, desafortunadamente, este estereotipo es usado en las políticas también – muchas veces para justificar el mal trato de las mujeres. Por ejemplo, en los 1960’s el presidente de los Estados Unidos creado una historia sobre una mujer que el describió como “la reina del bienestar.” A pesar de que la historia fue totalmente falsa, la mayoría de los ciudadanos de los Estados Unidos le creyeron porque es tan profundamente arraigado en nuestra cultura e historia para desconfiar las mujeres y esperar ellas para mentir y manipular otros para beneficio personal. Por esta razón, pienso que el estereotipo de la seductora es muy perjudicial a las mujeres alrededor del mundo.

 

Leave a Reply